Por qué́ el alboroto con la quinoa?

Los incas llamaban a la quinoa como la madre de todos los cereales y la consideraban como un alimento sagrado, descubre por qué.

Si hay un súper alimento que está de moda en este momento, ese es la quinoa. Sus numerables propiedades nutricionales lo hacen uno de los alimentos más sanos que existen.

 

No es un cereal pero se compara por su composición y su forma de comerlo, más bien es de la familia de las espinacas, las acelgas y el betabel.

 

Entre otras propiedades nutricionales, destacan:

  • Alto contenido de fibra. Una porción de 100g aporta 7g de fibra, el equivalente al 20% de la fibra que necesitamos cada día. Sin olvidar sus beneficios como rápida sensación de saciedad y volumen a las heces.
  • Libre de gluten. Útil herramienta para personas celíacas o intolerantes que no pueden consumir trigo, cebada, centeno y derivados.
  • Alto contenido de proteínas de alto valor biológico. Aporta todos los aminoácidos esenciales en porciones altas, entre ellos lisina (para el correcto desarrollo cerebral), arginina e histidina (básicos para el crecimiento), metionina y cistina (formación del cartílago, fortalece las uñas y cabello).
  • Rica en ácidos grasos esenciales polinsaturados como Omega 3 y Omega 6. Supone una alternativa para controlar el peso y enfermedades cardíacas por sus propiedades antiinflamatorias.
  • Único alimento de origen vegetal que tiene todos los oligoelementos, minerales como hierro, magnesio, cálcico, fósforo, y vitaminas C, E, B1, B2 y niacina.
  • Poderoso antioxidante. Ayuda a detener o limitar el daño causado por los radicales libres, contribuyentes del proceso de envejecimiento.

 

Partiendo de todo esto, la quinoa supone una alternativa beneficiosa para mantener tu salud y la de tu familia. Y aún no haz leído sobre su buena aceptación, pues  su sabor es parecido al arroz integral, pero su textura se asemeja al cuscús. Se conserva de manera óptima durante mucho tiempo y sus formas de preparación son muy versátiles.

 

Existen distintas variedades: blanca, roja o negra.

 

Sea cual sea, antes de cocinarla, siempre se debe lavar para eliminar la parte exterior que la amarga al cocinarla. Una vez lavada se la puede hervir, como si de arroz se tratara. También se la puede tostar y luego hervir para mejorar su sabor. El tiempo perfecto de cocción varía de color a color y se alcanza cuando cada grano de quinoa ha doblado su volumen y libera su germen blanco. 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados