4 formas para controlar tu antojo de comida chatarra

Una de las batallas más difíciles del día a día es combatir los antojos, sigue estos consejos y logra reducirlos.

No importa qué tan cuidadosamente planifiques tu dieta, puede arruinarse en un instante cuando sucumbes a los antojos de dulce, cafeína, alcohol y cualquier otra cosa que se te antoje. Los antojos surgen cuando el cuerpo produce una hormona llamada grelina, la cual estimula el apetito. Es un mecanismo de supervivencia, pero no es nada útil cuando tratas de dominar tu apetito. Afortunadamente, hay muchas formas de controlar los antojos antes de que se vuelvan muy fuertes como para resistirlos.

 

  1. Bebe agua. Es común sentir hambre cuando tu cuerpo lo que en realidad necesita es agua. Siempre debes tomar agua antes de ceder a un antojo. Si tiendes a estar un poco deshidratado, bebe agua cuando sientas que vas a tener antojos. Hará que te sientas lleno y eliminará las ansias.

 

También vale, écharle al agua uno o dos chorritos de jugo de limón para añadirle un poco de sabor y hacer este truco aún más efectivo. Darle sabor hará que sientas como si hubieras consumido algo ligeramente más saciante que el agua. También puedes sustituirla por té verde u otra bebida sin azúcar.

 

  1. Satisface un poco tus ansias. Los antojos no siempre son algo malo. A veces, cuando tienes ganas de algo es porque tu cuerpo lo necesita. Incluso si no es algo que realmente necesitas, la mayoría de las veces, un poco no te hará daño. Permitirte un pequeño gusto de vez en cuando, podría evitar que te des un atracón unos días después.

 

Podrías combinar la comida que se te antoja con algo saludable para que no te sientas tan culpable. Por ejemplo, si tienes ganas de comer chocolate, derrite un poco de chispas de chocolate y moja fresas en el chocolate derretido. Comer frutas frescas con tu chocolate es una mejor opción que comer una rebanada grande de pastel de chocolate.

 

  1. Come proteínas magras en el desayuno. Los estudios muestran que comer proteínas magras (como los huevos o el atún) en el desayuno te ayuda a sentirte lleno durante el resto del día y te hace menos propenso a sucumbir a los antojos más adelante.

 

  1. Distráete. ¿Tiendes a recurrir a la comida, al alcohol u otras sustancias cuando estás aburrido o por estrés? Mantenerse ocupado es una de las mejores formas de controlar los antojos.

 

Si pasas mucho tiempo sentado en un escritorio, altérnalo con otras actividades como salir afuera a dar caminatas rápidas durante el día, en lugar de permitir que te aburras y cedas a tus ansias.

 

Si tus ansias de comida se relacionan con tus emociones, es posible que estés recurriendo a la comida como una manera de aliviar el estrés. Estás entrenando a tu cuerpo a “necesitar” la comida para superar tiempos difíciles. En vez de agarrar un bote de helado cuando te sientas triste, busca formas más saludables de aliviar tu estrés.

 

Haz una sesión breve de ejercicios, como trotar rápido o incluso hacer una serie de saltos en tijera y lagartijas.

 

Medita cuando estés estresado. Concéntrate en el origen del problema, en vez de tratar de solucionarlo cediendo a tus antojos.

 

 

 


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados